lunes, 22 julio, 2024
lunes, julio 22, 2024
spot_img
InicioLa PersonaLa soledad en las personas mayores

La soledad en las personas mayores

La soledad en las personas mayores

El psicólogo Javier Yanguas, en un estudio sobre la soledad de las personas mayores, facilitado por la Fundación La Caixa, llega a unas conclusiones interesantes. El ABC del 25 de julio del presente año las expone desde un artículo, cuyo titular dice así: “Siete de cada diez personas mayores sufren soledad”. Justo en este día que España con su Iglesia (sin divulgación televisiva ni en directo ni en diferido, de la tradicional ofrenda del Jefe del Estado, Su Majestad Felipe VI al Apóstol SANTIAGO”) celebra el Patronazgo del Apóstol Santiago, a quien se le atribuye la cristianización primigenia de nuestra querida España. Hoy tan cuestionada y sufriente por la pandemia como por su tremendo endeudamiento. Que habrá necesariamente que reducir, recortando tantos “gastos públicos”. Que sin duda, es una de las peticiones de nuestro Rey al Apóstol. 

“Siete de cada diez personas mayores sufren soledad”

Y ante el contenido de este artículo, me viene a la memoria que tanto las entidades públicas o privadas, que patrocinen cualquier estudio para tratar y combatir la soledad, tomen como referencia, cómo se gestiona y se vive esa “Tercera Edad”, (que para servidor la bautizaría con este nombre: “La segunda infancia”) en la ciudad de Tres Cantos, donde afortunadamente servidor convive junto a mi esposa, hija y nietos, desde hace cinco años (en septiembre). Municipio Tricantino situado en su zona norte, que cuenta actualmente con más de 49.000 habitantes, censados.

En dicha ciudad, la gestión desarrollada con exquisito trato, como de acompañamiento físico y anímico dirigido a sus “convecinos los mayores”…, no solo parte y se mantiene por la totalidad de sus Concejales; que, de distintas formaciones políticas, conforman su Ayuntamiento (desde sus comienzos hasta hoy), quienes han dado prioridad A ESTE COLECTIVO de SUS MAYORES SIEMPRE. Pensando mucho más allá de conservar su voto…, SITUÁNDOLOS POR ENCIMA DE OTROS INTERESES IDEOLÓGICOS DE SUS RESPECTIVOS PARTIDOS. Pues tanto en sus campañas, festejos, como actos culturales, muy prolíferos y representativos de cada región española, de donde pertenecen muchos de nuestros mayores, nos recuerdan sus raíces y procedencias, ofreciendo y dando vida permanente a esta querida ciudad que los acoge.soledad

A nuestros mayores, no solo respetan, los cuidan y acompañan, sino que (permítanme que lo exprese) los “miman” (“nos miman”). Pues son conscientes del valor real trabajado que ha cincelado sus vidas, con auténtico y tradicional manera de ser y estar que ellos portan y lo hacen patente. Que actúan como una “correa de transmisión” entre su pasado (no muy lejano) y nuestro cambiante y acelerado presente-futuro. Equilibrando situaciones y emociones temporales.

Esa “Tercera Edad”, la bautizaría con este nombre: “La segunda infancia”

Aquí en Tres Cantos y de manera especial dentro de sus respectivos y espléndidos Centros de Mayores; unos financiados por la Comunidad de Madrid y otros sostenidos por el propio Ayuntamiento…, se cultiva y se desarrolla una “nueva infancia” muy creativa, cultural y de animación física y psicofísica; donde no cabe, ni es posible la soledad; ni por supuesto mantenerse en ella. ¡No existe ningún tipo de soledad!.

soledad

Ni la considerada o tipificada por este estudioso Javier Yanguas, como “soledad social” (falta de relaciones de apoyo), como esta otra que llama, “soledad emocional”, donde pesan los sentimientos de abandono, vacío o ausencia de personas queridas. Insisto, en este bueno y privilegiado municipio, dada su situación geográfica y climática muy próxima a Madrid y bien comunicada por vía aérea, o terrestre y trenes de cercanías…, que ya invita a ser visitada solo por eso…, “la soledad de las personas mayores… ¡No ha lugar!”.

La “soledad emocional”, es donde pesan los sentimientos de abandono, vacío o ausencia de personas queridas.

Pues sus autoridades, incluso las encargadas de la seguridad y los distintos servicios de ayuda y asistencia, son conscientes y están atentos para evitar la soledad de sus mayores. Pues este vital colectivo de “personas mayores” es considerado como otro colectivo más a desarrollar, junto con la infancia y la madurez. Incluso están comprometidas  para potenciar y actualizar las nuevas tecnologías existentes, incluyendo su formación. Como a preservar y no perder ese gran tesoro cultural que tienen y desean transmitir, vitalizando los diversos colectivos que nacen y crecen ante sus hijos y vecinos tricantinos.

Este querido colectivo, repito que me agrada llamarlo “segunda infancia”, tiene y transmite a sus hijos e hijas consanguíneas y convecinos…, todo ese potencial vital, logrado por su trabajo y sacrificio a favor de su descendencia. Y ellos y estos, son todos/as conscientes de ello y por ello, se alegran y se empeñan en mantenerlo y compartirlo junto.

Si lo dudan…, vengan y observen…, se enamorarán de esta bendita ciudad de Tres Cantos, “castigada también por ese mortal virus”. Por cierto esta ciudad, es la última registrada en la Comunidad de Madrid, con el número 176. Y ya saben y recordarán que, ¡los últimos serán los primeros!

Manuel Armenteros Martos, vecino Tricantino.
- Publi -

Comentarios recientes