lunes, 26 febrero, 2024
lunes, febrero 26, 2024
spot_img
InicioLa CiudadDon Martín Eyries Valmaseda, un Grande de España

Don Martín Eyries Valmaseda, un Grande de España

Don Martín Eyries Valmaseda, un Grande de España.

Érase una vez un Grande de España, que no lo era como título nobiliario, sino que se lo otorgamos en el círculo que le conocíamos porque bien merecido lo tenía. Grande también era de estatura, materia gris y corazón. Fue Director General de la Vivienda en la época del Ministro D. Vicente Mortes Alfonso y a finales de los 70, principios de los 80, Presidente de Tres Cantos S.A (Empresa Pública encargada de la gestión y construcción de la ciudad nueva de Tres Cantos). Este, D. Martín Eyries Valmaseda, solo tenía un gran defecto para nosotros los Arquitectos, ser Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Se daba la circunstancia, de que yo había nacido en el mismo edificio en donde vivía la familia Eyries. Más tarde, mi padre, que era un gran pintor, retrató a la esposa de D. Martín y tuve trato con los hijos, el cual seguí manteniendo según fueron pasando los años. Fue entonces, cuando terminé la carrera y ejercí la profesión liberal y también la docencia, cuando D. Martín me llamó para ver si reunía las aptitudes necesarias para trabajar en lo que podía ser un sueño, ser partícipe de Tres Cantos S.A. y colaborar en el proyecto. Después de entrevistas, pruebas y etc, me admitieron en el equipo de obra, es decir, a pie de obra. Los Despachos y Estudios eran los Verona.

“Ánimo, valor y miedo, antes morir que perder la vida”
Le recuerdo pocas veces en Tres Cantos, más en la Calle Orense en donde estaban las oficinas de Representación y Comerciales. D. Martín, dominaba los dichos y refranes y los aplicaba con mucha puntería y un día de tantos que me atreví a protestar, me dijo: “Tú a pasito corto, con la mirada lejos y si te mean, decir que llueve”. Si no me falla la memoria, también otro día me dijo: “Ánimo, valor y miedo, antes morir que perder la vida” cosa que tiene mucha enjundia.

D. Martín, de familia castellana, era a mi entender, austero. Eso no quita para que tuviera sus aficiones como por ejemplo los automóviles, que siempre estaban en orden de revista y todos los que tuvo eran muy bonitos. De su hijo mayor, que también era Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, decía que era un Legionario consigo mismo. Yo creo que es un sello familiar, porque fuertes y enteros como esta familia, Eyries García de Vinuesa, hay pocas, empezando por el cabeza de familia. Es curioso porque son muy fuertes pero tienen tanto corazón como fortaleza. Ciertamente, D. Martín, al margen de mi padre y mi padrino, fue la persona que más luchó y me ayudó en mi vida y más me perdonó errores y fallos, a la vez que se alegraba muchísimo de cualquier éxito que yo tuviera, como si realmente fuera un hijo suyo.

Son muy fuertes pero tienen tanto corazón como fortaleza

Me viene a la cabeza el día que me llamó Don José Folgado para que hiciera equipo con él, cosa que le pareció excelente a D. Martín y lo quiso celebrar invitándome a comer. Otro día, le conté que había dado dos aportaciones importantes a unas «ONGs». Me echó la bronca (creo que merecida) por la desproporción que existía entre lo que aporté y de lo que disponía.

Los veranos, normalmente yo los pasaba en Canarias (Las Palmas) y cuando volvía a Madrid, venía armado de un mazo de puros para D. Martín ya que era un gran fumador. Daba gusto regalárselos porque fueran o no fueran de su gusto, siempre los agradecía enormemente. Yo creo que lo que agradecía era el detalle de acordarse uno de él. Como hemos dicho al principio, desbordaba nobleza y buen hacer, con una característica mirada acompañada de una sonrisa que con pocas palabras era tremendamente elocuente.
En Tres Cantos, se hicieron obras en tiempos de D. Martín y recuerdo que posiblemente la más bonita fuera la construcción del colegio Tierno Galván en la etapa posterior a él. El proyecto lo encargó Tres Cantos S.A. a D. Rafael de la Hoz.

Por motivos que ignoro, no se ejecutó hasta posteriormente y ahí tuve una pequeña labor, hacer valer el proyecto ante mis superiores, ya que estaba cogiendo polvo en el archivo y así exponer sus bondades y la inutilidad de encargar la redacción de otro nuevo para el mismo fin. La Dirección de obra la llevó el hijo de D. Rafael, D. Rafael de la Hoz, y yo ejercí de Dirección Facultativa y de Propiedad.

Por último, recordar como debo hacer en todos mis escritos, una mención a aquel compañero que tuve en aquella época, D. Jaime Gil. Excelente arquitecto y mejor persona todavía.

Luis Gonzaga Mosquera Pedrosa
Arquitecto Jubilado

Don Martín Eyries Valmaseda, un Grande de España se engloba en los artículos de la sección Personajes Tricantinos que hacen tributo a las personas que en los últimos cincuenta años han ayudado a que Tres Cantos sea lo que es ahora. Más información de Martín Eyries Valmaseda.

- Publi -

Comentarios recientes